Las Familias de Acogida representan un gran aporte para la JMJ. Es en estos espacios donde los peregrinos tienen un contacto directo con la cultura del país que les acoge, y la familia se nutre de una nueva cultura y creando un vínculo con los peregrinos y haciendo su familia más grande en el Señor. La Parroquia es la responsable de coordinar los Alojamientos y será la encargada de la distribución de los peregrinos a las Familias de Acogida.